16 de noviembre de 2012

LA GRAN VIA DE MADRID


Todo viajero que llega a Madrid no puede dejar de visitar La Gran Vía para llevarse consigo el recuerdo de haber estado en la calle más comercial y emblemática de la capital de España.
Desde que fuera inaugurada en el año 1910 para comunicar el barrio de Salamanca con el de Chamberí hasta celebrar su centenario en 2010 ha  pasado mucha historia por La Gran Vía.

Edificio Metrópoli
Durante su construcción prestigiosas empresas median su valor en fachadas y ornamentales cornisas formando un conjunto arquitectónico de un enorme valor donde predominan los estilos de la primera mitad del siglo XX. Al ser construida a lo largo de medio siglo se nota la evolución en sus distintas construcciones, desde historicistas, neobarroco o neorrenacentista y otros de inspiración francesa como el majestuoso edificio Metrópoli el cual llama la atención por su elegancia y su hermosa cúpula de pizarra coronada por una alegoría en bronce formada por el ave fénix (Un dato curioso de esta llamativa cúpula es que su interior sirve de almacén).  Aunque este edificio tiene su entrada por la calle Alcalá es un punto muy significativo entrando desde Cibeles por ser justo en esta esquina donde da comienzo esta concurrida calle madrileña.

Para disfrutar La Gran Vía hay que hacerlo paseando, admirando sus edificios y sus diferentes estilos arquitectónicos.
Día y noche es un hervidero de coches y personas, todos parecen competir en una gran carrera que junto con la ostentación de lujo y esplendor de esta gran calle escaparate, en algún momento nos hará creer estar viviendo  un mundo algo irreal. Famosas joyerías, tiendas de moda, lujosas cafeterías, cines, espectáculos y grandes hoteles, llenan de vida y glamour los 1316 metros de esta gran avenida.

En la noche nos encontramos con una impresionante visión de estos edificios todos ellos iluminados mostrando su belleza y diseño.
 Si el paseo lo hacemos en la mañana tendremos otra perspectiva distinta no por ello menos bella, pero si mas relajada y tranquila con la posibilidad de contrastes que nos puede ofrecer un día soleado. Terrazas repletas de turistas con ojos de asombro contemplando la hermosura que tienen ante ellos. Los mismos edificios que veíamos fantasiosos en la noche los vemos más reales a la luz del día, tan solo abrazados algunos de ellos por la sombra de  los edificios de enfrente.

Edificio Madrid Paris
      
El edificio Madrid-Paris esta a mitad de recorrido de la Avenida. Este fue el primero en albergar unos grandes almacenes con las primeras escaleras eléctricas que se instalaron en Madrid.


Edificio Carrión

 En el último tramo haciendo esquina con la plaza de Callao, donde La Gran Vía gira hacia la Plaza de España, hacemos una parada para observar el edificio Carrión, llamado también  Capitol, uno de los más identificados en todo el mundo con nuestra  famosa avenida.


Cine Callao

Presidiendo la Plaza de Callao con un porte majestuoso se encuentra el cine con el mismo nombre y uno de los más antiguos de Madrid. El Cine Callao fue inaugurado en 1926 con la película Luis Candelas (el famoso bandolero de Madrid). Este tiene una capacidad de 1500 butacas y en 1927 se proyectaron los primeros cortos con las primeras pruebas de “cine parlante” como se le llamaba en aquella época.


Rafaela