15 de abril de 2012

NACIÓ UN DÍA 13


Nacía un día 13, así lo quiso el destino y su madre no lo cambió.
 Nació sin prisas y sin traumas, sin apenas hacer ruido se presento a este mundo con toda tranquilidad y en menos de una hora.


 ¡Es solo media hora lo que le separa del día 14! le decían todos los de su entorno. Pero ella –la madre- no escuchaba, no quería cambiar nada de lo que aquel día le había regalado la vida. Era su segundo hijo, si él no quiso esperar media hora más, porque cambiarla.

 A las 11,30 de la noche empezó su venida al mundo y teniendo muy claro lo que quería.
  Parece que nacia sabiendo que al igual que su madre nunca tendría fobia al numero 13. Todo lo contrario él y ella, tienen desde entonces ese numero como amuleto de la suerte.

 “El tremendo” le llamaban los dos abuelos Sebastián y Ángel. Quizás fuera  por la forma de evolucionar en su crecimiento y la rapidez en dar sus primeros pasos. Ya que a los 9 meses andaba, bailaba y con su chapurreo sin parar, quería hacer creer a todos que hablaba y entendía lo que le decían.

 Siempre ha sido seguro en sus decisiones, de fuerte de carácter pero de entrañable transparencia que deja ver claro el interior de su gran corazón. Muy querido por todo el que le conoce, amigo leal de sus amigos de toda la vida.

 Cuando ya de mayor quiso dar el salto hasta América para conocer el amor de su vida, el abuelo Sebastián le apoyo y le alabo su forma de actuar para conseguir lo que quería.
¡Y lo consiguió! Vaya si lo consiguió, y volvió con Kathy  para formar su pequeña familia en su querido Madrid y junto a su pequeño Sebastián que hace honor con su nombre al abuelo materno- aunque este no lo haya podido conocer-

El no es amigo de escuchar palabras tiernas, por eso su madre se las dedica en este espacio de la mejor manera para que no le suenen empalagosas, espero que las recuerde siempre con el cariño que su madre las deja.   
Han pasado tantos años, tantos, que a veces cuesta recordar cuantos son.

Es como nacía Dimas un 13 de Abril de 1972.

Rafaela.